400 CHICOS DE ESCUELAS RURALES RECIBIERON ATENCIÓN MÉDICA COMPLETA

Las visitas a los establecimientos rurales se realizaron en los últimos meses, en el marco del Programa de Sanidad Escolar (PROSANE), que es un programa Sanitario perteneciente a la Subsecretaria de Salud Comunitaria del Ministerio de Salud de la Nación. Mediante Convenio, se desarrolla en el Municipio de Brandsen y su ejecución está a cargo de la Secretaría de Salud y desarrollo social.

El propósito del PROSANE es lograr que los niños y niñas en edad escolar puedan alcanzar un estado de salud integral que asegure el logro de los objetivos educativos y sociales esperados para su edad. Además el propósito es obtener a partir del mismo un diagnóstico de situación que permita planificar acciones de promoción y prevención específicas para dicho grupo etareo en coordinación y articulación con los diferentes sectores que intervienen en la vida comunitaria.

Para lograrlo el programa plantea el Examen Clínico, Odontológico, Oftalmológico y revisión de libretas sanitarias de los niños y niñas de 1° y 6° grado de las escuelas primarias del ámbito privado y estatal (tanto municipal como provincial). En caso de escuelas rurales de matrícula reducida se incluyen en el programa todos los alumnos.

El Programa apunta a garantizar el diagnóstico de certeza, tratamiento, y seguimiento de los niños y niñas de edad escolar, de manera que aquellas patologías identificadas serán atendidas y tratadas  tanto en los CAPS de su barrio, en el Hospital Municipal o en Centros de mayor complejidad en la ciudad de La Plata, tales como el Hospital de Niños sor María Ludovica o el hospital odontológico Adolfo Bollini.

Los exámenes van conjugados con acciones de promoción y capacitación esenciales para la ejecución del programa, dado que se desarrollan desde una mirada integral del niño en el ámbito escolar, teniendo en cuenta las realidades locales.

Cuando se planificó la implementación del programa, desde la Secretaria de Salud  se decidió constituir un plantel fijo de profesionales que lleven a cabo la tarea, con una jornada laboral por semana, adaptando el horario en función de la escuela a la que se asista. Se le dio prioridad a las escuelas rurales teniendo en cuenta la dificultad de accesibilidad de esos niños al sistema de salud. Decidimos incluir en el equipo una fonoaudióloga para la realización de examen clínico audiológico y de este modo pesquisar hipoacusias de manera más eficiente. También se convocó a las promotoras de salud del distrito para su participación.

Los profesionales que llevaron a cabo la tarea fueron:

Enfermera vacunadora: Noemí Rosalem

Promotoras de Salud: Virginia Borraz, Soledad Artigas y Ana Larroca.

Pediatra: Marianela Carbonari, Pablo Costela.

Odontólogos: Mariana Ríos Carballo, Adrián Fernández y María Cruz Izcurdia.

Fonoaudióloga: Rosana Cortez

Administrativa: Carina Brito.

Se concurrió a todas las escuelas rurales de nuestro distrito, Oliden (EP N°2), Altamirano (EP N°4), Gómez de la Vega (EP N°5), Estación Gómez (EP N°7), Pasaje La Pepita (EP N°9), Buchanan (EP N°11), Pasaje El Chajá (EP N°13), La Posada (EP N° 14), Samborombom (EP N°16), La Parada (EP N°18) y Las acacias (EP N°20).

En total se asistieron 400 niños, se completaron los esquemas de vacunación, y se realizaron las revisaciones pertinentes. Las patologías más prevalentes fueron, sobrepeso, caries, constipación, trastornos del lenguaje, dermatitis atópica y alteraciones visuales. También se detectaron problemáticas complejas tales como: desnutrición crónica, hipoacusias, en uno de los casos se detectó la sordera en todo el núcleo familiar y en otro caso una niña con alteraciones en el lenguaje y en el aprendizaje, dos niños con alteraciones psiquiátricas, uno sin diagnóstico y otro con diagnostico pero sin contacto con el sistema de salud, escoliosis, síndrome metabólico (3 casos), y lesiones en piel.

En todos los casos se los notificó por escrito a los padres respecto de los hallazgos y en varias oportunidades, con la colaboración del personal docente de la escuela los profesionales pudieron conversar al culminar la jornada con los adultos responsables del niño para comentarle los pasos a seguir en torno de lo detectado. Desde la secretaria de salud se les otorgaron los turnos pertinentes en el CAPS de su barrio o se tramitó la derivación. Hubo casos en que los pacientes tenían dificultad para asistir a las consultas, por lo que se realizó el traslado con un móvil del municipio y de este modo se garantizó la atención correspondiente.

Comparte esta noticia: