Alerta en Brandsen por llamados extorsivos: “Si no nos das todo lo que tenés matamos a tu hijo”

Se trata de una variante más del “cuento del tío”, que lamentablemente nunca cesa y preocupa porque tiene múltiples víctimas. Esta madrugada, numerosos vecinos de Brandsen recibieron llamados diciendo que tenían a un familiar secuestrado o en peligro,  y pedían dinero. Alerta máxima y difusión para evitar caer en la trampa.

Múltiples vecinos de Brandsen se comunicaron con Noticias Brandsen para expresar su preocupación frente a un hecho que les sucedió en la madrugada de hoy. “Llamaron a mi abuela haciéndose pasar por mi tío diciéndole que lo habían cagado a palo que ahora un amigo pasaba a buscar plata, justo mi abuela se dio cuenta porque le pregunto si estaba con mi prima (sabiendo que mi tío estaba viajando por trabajo, y que ella estaba acá porque rinde finales) y el que llamó dijo que estaba con ella, tengan mucho cuidado”, dice Belén, en uno de los mensajes que recibimos.

“Durante la madrugada me llamaron diciendo que habían robado a mi hijo, que estaba golpeado,  y que si no les entregaba todo lo que tenía lo mataban. Me dí cuenta que mentían, pero a alguien más le puede pasar y creer que es un familiar, realmente es muy feo lo que se siente”, expresó Gabriela, otra de las damnificadas, a Noticias Brandsen.

Es difícil durante la noche, ante un llamado de esas características, no asustarse y creer en el llamado, pero es fundamental desconfiar, y cortar el llamado para corroborar la veracidad. No entregarle dinero a nadie y, por supuesto, dar aviso a la policía.

La madrugada, la hora preferida por los delincuentes, porque encuentran confundidas a sus víctimas. Foto: Fernando Calzada/DEF.

Recomendaciones

Al atender el llamado, no brindar ninguna información personal –ni de familiares– sobre actividades que se realicen o de los bienes que se posean.

En cambio, solicitar a quien llama datos de la persona que alegan que tienen secuestrada: su descripción física, vestimenta, características distintivas, etc.

Si se hacen pasar por médicos, bomberos o policías, es importante pedir que se identifiquen, con sus datos personales, cargo y lugar donde trabaja.

Advertir a los niños en el caso de que estos acostumbren a atender el teléfono, para que no den esa información a desconocidos.

Más allá de cualquier amenaza que se pueda recibir por teléfono, cortar inmediatamente la comunicación, tratando en lo posible, de anotar el número de teléfono desde el cual lo han llamado.

Tratar de ubicar a sus familiares por otra vía. Si no puede hacerlo, comuníquese con otras personas que puedan a su vez ayudarlo a contactarse.

Comparte esta noticia: