Carla Ciani rompe el silencio: “Hablaron sin saber. No estaba desaparecida y nunca me fui de Brandsen”

El 5 de Febrero por la tarde, en Brandsen y alrededores se viralizó la información de que una joven había desaparecido esa madrugada. Esa misma noche, la joven apareció, y los comentarios y conjeturas sobre lo que pasó comenzaron a circular. Mentiras, acusaciones y desinformación llevaron a que hoy Carla se decida a hablar. “Mientras muchos se llenaron la boca hablando sin saber, a mí me sacaron a mis hijas”.

Carla Ciani recibió a Noticias Brandsen en su casa. Estaba acompañada de su cuñada, y tenía en brazos a su hermoso bebé de un año. Mientras le daba la teta, nos contó que la angustia por no poder ver a sus hijas la impulsó a dar la nota. Tratando de mantenerse fuerte para que el pequeño no perciba nada, comenzó a relatar su historia.

“Tengo 27 años. Tres hijos. Trabajo. Tomo decisiones (erradas o no), pero soy una mujer grande y mi mamá eso no lo entiende. Siempre aparece en casa a darme órdenes, a cualquier hora, no me deja en paz ni un minuto. Es muy agotador para mí siempre tratar de estar a la altura de sus expectativas. Nunca lo logro”, comenzó a relatar. “Y lo que pasó el miércoles tiene que ver con eso. Mi mamá apareció a las 3:30am en mi casa a darme órdenes, y de golpe sentí que no podía más, me tenía que ir“, dijo con lágrimas en los ojos.

“Nunca estuve desaparecida. Fui a la casa de la señora para la que yo trabajo desde hace varios meses haciéndole tareas de limpieza. La señora me conoce desde que tengo 8 años, es como parte de la familia. La llamé a las 4 de la mañana, le dije que tenía un problema y necesitaba quedarme en su casa esa noche, y ella aceptó. Por lo que me tomé un remis y me fui a su casa. Nunca salí de Brandsen. Estuve ahí esa madrugada y luego, durante el día, trabajé, como siempre”.

“Alrededor de las 22hs, cuando mi ex salió de trabajar lo llamé y le pedí si no me podía pasar a buscar. Fui a la comisaría a aclarar la situación porque estaba circulando información que decía que yo había desaparecido. Y me preocupé por la señora a la que cuido, no quise que la metan en todo esto, que la policía vaya a la casa, es una señora de 80 años, y encima que me había hecho el favor de darme un lugar, la iba a meter en problemas. Por lo que dije que estaba en Alejandro Korn, y no dí ninguna otra información, nunca dije que estaba mirando vidrieras“, aclaró.

“Se dijeron muchas mentiras. Los medios, la gente. Algunos se preocuparon en serio, y a ellos va mi agradecimiento. Pero hay gente malintencionada. Gente que opinó sobre mi vida cuando la suya deja mucho que desear. Gente que dijo mentiras. Y gente que, con esto, busca sacar un provecho. Salieron a decir que tengo problemas psiquiátricos. Tengo trastorno de ansiedad, que es algo bastante común, y para asegurarme que no sigan mintiendo hoy fui a ver a mi doctora para que me haga un certificado explicando lo que tengo. Es horrible leer las barbaridades que dice la gente y algunos medios sin ningún tipo de pruebas. Yo tengo pruebas. Tengo el informe de la doctora”, dijo, y sacó de un mueble el certificado de la Dra. Ferraris.

Jamás abandoné a mis hijos. Los dejé con mi suegra, en mi propia casa. Le dejé los DNI, las libretas sanitarias, y, como ella no tiene teléfono, le dejé el mío para que, si a los nenes les pasaba algo, pudiera llamar un remis, una ambulancia, o lo que sea. Tomé todas las precauciones. No los dejé solos, los dejé con ella que es su abuela“, sentenció.

“Cuando volví a mi casa esa noche, me encontré con que mis hijos no estaban en mi casa. Durante la tarde, mi mamá vino y se los llevó. Horas más tarde le dejó a mi ex al más chiquito, pero las nenas, de 5 y 6 años, las tiene ella y no me las quiere devolver”, dijo preocupada. “Mi mamá dijo en facebook que me buscaba desesperadamente, pero es el día de hoy que no vino a ver ni cómo estoy. Y es evidente que no les interesa. Soy la hija y cuando la policía le preguntó mis señas particulares le dijeron que tenía dos tatuajes, de dos duraznos y mi nombre. Cuando en realidad tengo el signo de piscis y dos cerezas con las iniciales de mis hijos. Y que tengo cesárea, les dijeron. Y mis hijos nacieron los tres por parto natural. Soy la hija y no saben nada de mí, pero dicen que se preocupan y que estoy loca“.

Tras cientos de comentarios sobre lo que pasó esa madrugada, Carla es contundente: “Esa noche no fui a Alejandro Korn. No salí a comprar pan ni gaseosas. No me fui con alguien. Fui a la casa de una señora mayor que conozco, que me dio asilo en un momento en el que yo realmente necesitaba“.

Finalmente, cerró la charla con su mayor preocupación. “Tengo miedo. Mi mamá me quiere sacar a mis hijos. A las nenas las tiene ella. No me las quiere dar porque teme que yo les haga algo. Pero no tiene lógica, porque el más chico está conmigo. No me cierra“, finalizó.

Comparte esta noticia: