En un campo de Jeppener: A punta de pistola los ataron, los encerraron y les robaron hasta la camioneta

Podría haber sido un fin de semana de verano como todos. Un día de campo en familia, con amigos, compartiendo mates y juegos. Podría haber terminado con un saludo, risas y un “que se repita”. Pero no. La delincuencia se encargó de cambiar el final de la historia.

El pasado fin de semana, dos familias, entre las que había tres niños, se encontraban en el campo “La Parmense”, en Ruta 58 casi Ruta 29 de Jeppener, cuando, alrededor de las 21hs, aparecen tres hombres. Dos de ellos, mostrando armas de fuego, les gritan y les advierten que es un asalto. A las mujeres y los niños, les atan las muñecas y los encierran en un baño. A los hombres, los atan de pies y manos y los encierran con llave en una de las fincas que tiene la propiedad. Separados, sin saber cómo está el resto de la familia. Los reducen, los separan, los encierran, y se ponen a realizar la labor por la que llegaron a lugar: llevarse elementos de valor. Barretean las ventanas de un galpón y de la vivienda, y se llevan lo que les sirve. Entre esas cosas, la llave de la camioneta de una de las familias, una Fiat Strada Adventure, que contenía documentación. Antes de las 23hs, se fueron, con la camioneta, dejando a las familias encerradas.

En el silencio propio de la noche de campo, las víctimas escucharon todo el movimiento desde su encierro. Y finalmente los escucharon irse en el vehículo. Una vez asegurados de que el peligro pasó, los hombres procedieron a desatarse. Estaban encerrados con llave. Con mucho trabajo por la ubicación de la misma, pudieron escapar por una ventana pequeña. Allí, haciéndose de una sierra que había en un galpón, quien posteriormente denunció el hecho, cortó los barrotes de una ventana y liberó a su familia y amigos. Estaban todos bien. Una vez reunidas las familias, se dirigieron a bordo de un tractor hasta la casa de un vecino, que los auxilió y los condujo a su domicilio en Brandsen. A partir de ese momento, tras recibir Policía Comunal el aviso del hecho y la posterior denuncia, comienza la labor policial de búsqueda del vehículo y los sujetos que escaparon en él.

Esa misma noche, personal del puesto de Vigilancia de Gobernador Udaondo, en recorridas por zona rural, observa que un vehículo Fiat Adventure pasa a gran velocidad. A partir de ese instante comienza una persecución del rodado, que transita por el camino de tierra levantando gran polvareda. A la altura del Camino 72, en Udaondo, dan con el vehículo, pero lo encuentran sin ocupantes. A simple vista, en el asiento trasero, se observa una carabina “Centauro”, calibre 16mm; un cargador alimentador de pistola Bersa calibre 9mm. con cartuchos en el interior; y en la caja de la camioneta encuentran herramientas y otras cosas de valor. Dentro de la camioneta encuentran documentación varia a nombre de la víctima del hecho.

Más allá de haber recuperado el vehículo, la investigación para dar con los sospechosos continúa, y en la misma interviene Policía Comunal Brandsen, en colaboración con la SubDDI Brandsen, Policía Científica, Puesto de Vigilancia de Jeppener, Puesto de Vigilancia de Udaondo, Fiscalía Descentralizada de Brandsen y UFI N° 2 de Cañuelas; y la carátula del hecho sería, en primera instancia: “Robo calificado, Privación ilegal de la libertad y Robo de automotor

Comparte esta noticia: