Una madre denuncia que en Jeppener: “La policía golpeó y le pegó un tiro a mi hijo”

El pasado miércoles 5 de septiembre se produjo un hecho muy confuso en Jeppener, donde, según la versión oficial, tres jóvenes agredieron a un cuarto que se encontraba en la plaza de la tranquera, y tras recibir la denuncia, la policía los fue a buscar, y hubo resistencia al arresto, aunque finalmente hubo dos aprehendidos, y un menor prófugo. Según el relato de los vecinos, fue una batalla campal, y muchos relatan haber escuchado tiros, aunque en la versión oficial se desmiente que haya habido armas de fuego involucradas. La madre del menor señalado como prófugo por la policía, pidió la palabra y aclarando que “no está prófugo porque ese mismo día yo lo llevé a la comisaría”, relata cómo sucedieron los hechos según lo que su hijo, quien terminó con un tiro en la rodilla, le relató tras una noche en la que todo se salió de control.

La tarde del 11 de septiembre, en la antesala a una reunión sobre adicciones que se llevó a cabo en el galpón de La Tranquera en Jeppener, María Rosa Juliani, vecina de Brandsen, pidió la palabra para aclarar los confusos hechos acontecidos el 5 de septiembre, y destacó que su intención es llegar a la verdad, y es por eso que se acercó a la reunión vecinal.

En diálogo con Multimedios Brandsen, declaró: “Mi hijo llega a las 23:15hs, después de tomarse el último colectivo que viene a Jeppener desde Brandsen y llega con un balazo. Después de preguntarle me dice que la policía le pegó un balazo de goma”.

El hijo de María, cuyo nombre se mantiene en reserva por tratarse de un menor, le contó que agredieron en grupo a otro chico y luego del hecho se fueron a la casa de uno de los miembros del grupo. A los pocos minutos, según el relato de la madre que continúa con los dichos del menor, alrededor de 20 personas llegan a ese domicilio para apedrear la vivienda.

En ese momento, los efectivos policiales llegan para ‘calmar las aguas’ y la madre del joven herido contó: “La policía ingresa a la casa para agarrar a mi hijo y a sus dos amigos. Uno de ellos se cae al piso y ahí le empiezan a dar patadas y trompadas, por lo que mi hijo les grita que paren porque lo van a matar, pero le pegan también a mi hijo en la espalda con la punta de una Itaca y uno de los policías carga el arma y le pega un tiro a mi hijo en la pierna a una distancia de menos de medio metro”.

Por el hecho la policía detuvo a dos masculinos mayores de edad, y a este respecto, María Rosa aseguró: “La policía los tenían esposados desde las nueve de la noche hasta las cinco y media de la mañana golpeándolos”. Y remarcó que ella fue quien entregó a su hijo en la comisaria: “La policía dice que él (su hijo) está prófugo”.

Con respecto a la herida de su hijo, fue una vecina quien, según cuenta Maria Rosa, advirtió al cuerpo policial que había un chico con una herida de bala, pero la respuesta volvió a rozar la ironía y la burla: “Le dijeron que no hubo ningún disparo” y tras insistirle que el herido se estaba sacando un perdigón de goma de la rodilla le respondieron: “Que se joda por quilombero”.

Otro de los hechos denunciados por esta madre es respecto a la falta de atención hacia su hijo por parte del Hospital: “Ni la policía ni el Hospital se hacen cargo de la curación de mi hijo, lo hago yo. El Hospital no quiso atender a mi hijo, pedí por favor que venga una enfermera, y un traumatólogo no podía asegurar que era un balazo de goma” aseguró.

“La policía golpeó y le pegó un tiro a mi hijo y no me llamó, eso es abandono de persona. Yo pedí el nombre de quien fue el que disparó y no me lo dicen, acá la realidad es que mi hijo tiene un balazo y no fue al aire”, afirmó y destacó: “Mi hijo es menor, yo decido, si él hizo algo malo lo voy a entregar y va a pagar. Pero no así. Yo lo llevé directamente a la policía, pensé que ellos se iban a ocupar como debe ser, porque yo estoy entregando a mi hijo” concluyó.

Comparte esta noticia: