Justicia por Mía: Las declaraciones del juicio

La beba de 8 meses fue brutalmente violada en febrero de 2015. Las heridas producto del abuso le provocaron la muerte. Ariel Ramírez, padre biológico de la menor, único acusado, quien fue declarado culpable del hecho, y sentenciado a Reclusión Perpetua, mintió en el testimonio dado en el juicio: acusó a un conocido, puso testigos que no se encontraban en el lugar en el momento del hecho, y su defensa no pudo contradecir las pruebas. En la siguiente nota de NB, te contamos todo lo que sucedió durante el juicio por uno de los crímenes más atroces cometidos en Brandsen, un hecho que recordará la ciudad por siempre.

El 16 de febrero de 2015, en horas de la tarde, Ariel Ramírez abusó sexualmente de su hija biológica de tan solo 8 (ocho) meses de edad en la casa donde residían en el barrio República. El joven la accedió carnalmente vía anal, por lo que le produjo múltiples lesiones que le provocaron, dos días después, la muerte.

El Tribunal en lo Criminal N° 5 Departamental, compuesto por los Jueces Rosa Palacios Arias, María Isabel Martiarena y Ezequiel Augusto Medrano, escuchó los testimonios de múltiples testigos, evaluó las evidencias, y dictó la sentencia condenatoria.

En el documento de los fundamentos de la sentencia al que tuvo acceso Noticias Brandsen, la Sra Juez, la Doctora Carmen Rosa Palacios Arias realiza una reconstrucción histórica de los hechos, basándose en los distintos testimonios, que incluyeron una cámara Gesell a una menor.

La Jueza explica que Mía, de tan solo 8 meses de vida, era la hija no reconocida del imputado y de Jaqueline Chocor. Mía no llevaba el apellido del padre, si no el de Ivan Martínez, pareja de Jaqueline luego de quedar embarazada. La Jueza aclara que a los 4 meses de haber nacido Mía, Ivan Martínez, quien la había reconocido y dado su apellido, se separó de Jaqueline al descubrir que aún mantenía una relación con Ramírez. Y destaca que se sabe que Mía era hija biológica de Ramírez porque así lo prueba el análisis comparativo de ADN.

Aquel lunes 16 de febrero de 2015 en horas de la tarde, luego de que Jaqueline se retirara a trabajar, Mía quedó al cuidado de su padre y de una sobrina de éste (que por aquel entonces tenía 7 años), en la casa de calle 115 entre 12 y 13 de Brandsen en el que vivían Ramírez, Jaqueline y Mía.

La sobrina en cuestión tuvo que ser entrevistada en Cámara Gesell durante el juicio, y en dicha entrevista, la menor dejó en claro que la única persona que estuvo a solas con la nena en aquella fatídica tarde, fue el propio Ramírez, cuando la bebé dormía en una cama y éste se acostó junto a ella.

Ariel Ramírez, el acusado, declaró en el juicio respecto a la tarde en la que la beba sufrió la agresión: “Tipo 18hs le dije a mi hermana que me prepare el agua en lo de mi papá para bañarme. Y cerca de las 18:15hs me fui a lo de mi papá. Dejé a la nena al cuidado de mi sobrina y ella se quedó con la beba. Me fui de mi papá, me bañé, tardé unos quince minutos, al volver, estaba un conocido de mi hermano…. y la beba estaba llorando. Mi sobrina estaba afuera de la casa, yo le pregunté al conocido de mi hermano, porqué lloraba la nena y me dijo ‘que recién había llegado, que casi se cae la nena, y por eso estaba asustada´. .. “Alcé a la nena, lloró pero hasta que le di la mamadera. Para esto el conocido de mi hermano me dijo que se iba a sacar unos boletos porque supuestamente se iba a vivir a otra Provincia“.

A las 21hs le mandé mensaje a Jaqueline, le dije que la nena no se levantaba y ella me dijo que la despierte. La empecé a mover cerca de las 21:30hs pero no se despertaba. Me asusté, la moví más fuerte para que se despierte y observé que largó leche cortada con sangre por la boca, la levanté asustado, y como me desesperé se me cayó al piso sobre unos juguetes que había dejado mi sobrina“, declaró en relación a la última hora de Mia en la casa de Barrio República.

Ramírez sostuvo que no había sido él, y apuntó: “Para mí fue este conocido de mi hermano, y que habría ocurrido algo en los quince minutos en los que me fui a bañar. Mi sobrina dijo que el conocido de mi hermano había entrado a la casa y que ella se había quedado jugando afuera“.

Sin embargo, el Tribunal destacó que aunque el imputado alega que el agresor habría sido el conocido de su hermano, sólo él lo sitúa en su domicilio en su ausencia. La sobrina, en Cámara Gesell dijo que en momentos en que jugaba junto a Mía afuera de la casa, sobre una sábana en el piso, llegaron tres amigos de su tío que luego se fueron: “Estaba afuera con Mía jugando y mi tío dice que se quedó uno pero yo no me acuerdo… Yo estuve todo el tiempo con Mía… en ningún momento estuvo con ningún amigo“.

Mía entró al Hospital de Brandsen con paro cardiorespiratorio a las 22hs. Se le realizó reanimación y posteriormente se la derivó en helicóptero al Hospital de Niños Sor María Ludovica, ingresando a la sala de Terapía Intensiva con diagnóstico de: Traumatismo de cráneo grave, traumatismo abdominal, paro cardiorespiratorio y sospecha de maltrato infantil y abuso sexual.

Jaqueline Chocor, madre de Mía, declaró en el Juicio, y contó, entre otras cosas, lo que sucedió a partir de las 22hs, que coincide con el horario de ingreso de la beba en el Hospital: “Cerramos el negocio a las 22hs y en ese momento me llama Ariel por teléfono, a mi celular de La Plata, cosa que me extrañó porque en nuestra relación nunca me llama, todo es por mensaje, y me dijo que vaya para casa porque Mía largaba sangre por la boca. Yo le dije que ‘ahí iba’ y me dijo que se iba al Hospital de Brandsen. Me fui en la bici…. en el camino llamé a Ariel, me atiende la hermana, que estaba en el Hospital…. llegué al Hospital y en la puerta estaba la hermana, y luego Ariel quien lloraba…. me dijo que la nena se había caído arriba de un cilindro de chapa para guardar juguetes que estaba al lado de la cama y que la había levantado porque tenía los ojos blancos y que cuando la levantó la nena como que convulsionó y se le cayó al piso. Me dijo que le había hecho respiración boca a boca y que había largado sangre con leche…en ese momento, me hizo pasar el médico Zamorano a una sala.  Estábamos solos el médico, yo, y otra doctora. Le dije lo que me había contado Ariel, y el médico me dijo que la nena tenía golpes múltiples en toda la panza. Me preguntó si la nena tenía otros golpes, le dije que no, que solo el domingo a la mañana se había golpeado con una madera de la cama.  De hecho le dije que él mismo la había atendido el jueves por un tema de fiebre…

Jaqueline declaró que: “A Ariel no lo noté el día del hecho que esté empastillado o drogado. No le importaba la nena ni su salud, solo le importaba no quedar detenido y cuando entramos a ver a la nena él ni la miraba. Los médicos me dijeron que Mía tenía un órgano perforado, y luego me dijeron que la nena podría estar abusada. Los médicos le dijeron a Ariel lo del abuso y él me lo negó todo. Lo agarré del cuello, le pregunté qué hizo con la nena, él me negaba todo, y me dijo que ya había arreglado con su mamá de irse a Misiones. Me dijo que esconda el teléfono con número de La Plata porque me iban a sacar el de Brandsen. Le pregunté por qué se iba a ir a Misiones si no hizo nada, y me dijo ‘que le iban a echar la culpa a él porque estuvo con la nena‘”.

Basándose en varios testimonios de ese momento, la Jueza Palacios Arias destacó en sus fundamentos que “ante tan aberrante hecho, lo primero que se le ocurrió pensar al acusado fue en su propia suerte frente a una posible imputación, antes que manifestar expresamente su interés en hallar al culpable”.

Mía murió a las 12:10hs del 18 de febrero de 2015 con traumatismos múltiples de tipo contusiones tanto en la superficie corporal como en órganos internos (estómago, hígado y riñones), traumatismo cráneo encefálico grave con sangrado de parénquima cerebral, y lesiones a nivel anal compatibles con agresión sexual, producidas dentro de las 12hs anteriores al análisis realizado por los peritos.

Cuatro años después del hecho, el 3 de Septiembre de 2019, el Tribunal lo Criminal N° 5 Departamental de la Ciudad de La Plata, declaró Culpable a Ariel Fernando Ramírez, y lo condenó a la “Pena impuesta por mayoría de Reclusión Perpetua, accesorias legales y costas, por resultar autor penalmente responsable del delito Abuso Sexual con Acceso Carnal, agravado por haber sido cometido por un ascendiente y por el resultado muerte, hecho acaecido el día 16 de febrero de 2015 en la localidad de Coronel Brandsen, en perjuicio de Mía Valentina Martinez Chocor”.

Comparte esta noticia: