La Unión Vecinal Infanta Isabel, con objetivos claros: un lote para la Institución y “alejar a los jóvenes de las calles”.

En Noviembre del año pasado, tras muchos pedidos por parte de los vecinos del Barrio Santa Isabel, se logró el cambio de comisión de la Unión Vecinal Infanta Isabel. Casi un año ha pasado de este hecho, y el trabajo que se está llevando a cabo es arduo, pero tiene un fin muy importante: lograr comprar el terreno para la Institución.

Diego Zabala, actual Presidente, nos recibió junto a Sergio Casco, el VicePresidente, y nos contaron sobre este proyecto. “Al edificio de la Unión Vecinal lo encontramos casi como se la ve, con el techo lloviéndose, porque aunque le hicimos algunos arreglos tiene alguna filtración todavía. Teníamos muchos socios que no estaban pagando, los contactamos y los dimos de baja. Y arrancamos a trabajar con la Municipalidad por el tema del lote”, explicaron. “Cuando nosotros asumimos, el compromiso fue que cuando nos retiremos hayamos conseguido el lote para la unión vecinal, y que ya no esté en comodato. En vez de hacer una mejora al edificio actual, priorizamos la poca plata que entra y queremos destinarla a comprar el lote”.

Asimismo, aclararon lo que sucede hoy con el apoyo escolar, un dato no menor, ya que el año pasado uno de los grandes problemas, que ocasionaron el pedido de cambio de comisión, era la imposibilidad de ingresar a la sede para realizar actividades como ésta. “Apoyo escolar funciona todos los días; es más, ahora en vacaciones sigue funcionando porque los chicos precisan y necesitan estar contenidos. El objetivo es tratar de contener a los chicos en alguna actividad, ya sea deporte o por medio de la Municipalidad con el apoyo escolar”.

La comisión está organizando, a pulmón, un festejo para el día del niño que se aproxima, y nos contaron que si bien les hubiera gustado regalarles juguetes, no creen poder llegar a ese objetivo. “No queremos salir a pedir a todos lados porque estamos todos iguales, en la misma lucha. Preparamos algunas cartas para algunos negocios, ya que siempre contamos con algún negocio que nos brinda algo, y eso, sumado a otro poquito de arena que ponemos los vecinos, nos ayuda a, por lo menos, comprar una bolsa de golosinas y unos juegos para que los chicos pasen el día como corresponde”, nos dijeron.

Respecto a los reclamos de los vecinos, la Institución se encarga de escuchar a los vecinos y llevar el reclamo a la Municipalidad. “Los vecinos nos charlan sobre el tema de la seguridad, el objetivo de las ramas, las mejoras que se ven en los barrios. Llueven los reclamos. Y obviamente no sabes qué decirles porque los reclamos se presentan en la Municipalidad que te dicen que si, que vienen, que se hace lo que se puede. Viene la gente de Libres del Sur que está a cargo de Leo Melo que también hace algunos mantenimientos en el barrio, pero si vos pasas ves un montón de ramas que juntaron los chicos y el camión no las ha recolectado”.

Por último, hablaron también de la situación social del barrio. “Incorporar a un chico de los que están hoy en día en una esquina es medio conflictivo, los chicos están muy cerrados en el ambiente que tienen y es medio difícil llegarles. Por ahí con un poco de deporte, un poco de inclusión se les puede llegar. Tuvimos una murga en el barrio que también trabajamos con muchos chicos, y es una forma de sacarlos un poco de la calle, darles algo, un objetivo para que estén un poco más contenidos”.

Sacar a los adolescentes de las calles, es el gran objetivo de la mayoría de las sociedades de fomento y uniones vecinales de Brandsen. “Hay muchos chicos que no son muy grandes, serán de 15 a 20 años que están todos los días en una esquina, enfrente de una casa, se juntan cinco, seis, diez, y nunca se sabe como termina. Vos los ves, y no molestan a nadie, pero hasta cuándo no molestan a nadie, hasta que llega un momento que les pasa algo, hacen ‘click’, y bueno, hacen daño como ha pasado anteriormente”, nos dijeron. “Ojalá nunca pase nada, pero pueden llegar a tener un accidente es lo que no queremos que pase, por esto estamos esperando que la misma gente del barrio colabore y podamos sacar a los chicos de esa situación”.

Finalmente, sobre este tema, aclararon: “Las ganas están, las herramientas son pocas pero estamos. Los chicos nos pueden ver, siempre trabajando para ellos, con lo poco que tenemos, pero buscando poder alejarlos un poco de las calles y sus riesgos”.

Sobre el cierre de la nota la institución informó que La Unión Vecinal del barrio Infanta Isabel abrirá el libro de socios el próximo viernes 27 de julio a todos los que deseen asociarse en el horario de 19 a 20:30hs.

Comparte esta noticia: