Mía: A más de tres años del crimen de la beba de 8 meses, la familia sufre y sigue esperando a la Justicia

Nadie hubiera imaginado, ni aún en la más macabras de sus pesadillas, lo que sucedió en Brandsen en Febrero de 2015. Pasan los años y aún la comunidad permanece en shock ante el acto más aberrante de la historia de nuestro querido pueblo. Una beba de 8 meses, Mía Martínez, moría tras agonizar en el Hospital de Niños de La Plata producto de las heridas provocadas tras ser golpeada sin piedad y violada salvajemente por su padre biológico, Ariel Fernando Ramírez, quien fue acusado posteriormente por “homicidio calificado por el vínculo, en concurso ideal con abuso sexual con acceso carnal agravado por ser el imputado encargado de la guarda de la menor; por el grave daño causado a la salud mental y física de la menor y por ser la víctima menor de 18 años de edad, y en razón del resultado muerte”. Más de tres años pasaron de ese hecho, y aún no se ha llevado a cabo el juicio, aunque la fecha prevista era el 2 de Julio de 2018.

Esta semana, en la que la noticia debía ser el comienzo del juicio por el crimen, los abuelos de Mía se vieron consternados al descubrir, al llegar el domingo al Cementerio Municipal, que alguien intentó abrir el nicho donde permanece el cuerpo de la pequeña. “Nosotros vamos habitualmente a visitarla los domingos, y en la puerta del cementerio nos enteramos que habían violentado la puerta con una barreta”, explicó Carmen. “Fue entre el martes y el miércoles y nadie nos avisó. Cuatro días y nadie ni siquiera nos llamó, nos enteramos al llegar al cementerio”. La Fiscalía tomó intervención en el caso, tras radicar los abuelos la denuncia en Sede Policial, ya que el cuerpo de Mía debe ser preservado mientras dure el juicio. “Si el Juez pide ADN el cuerpo tiene que estar ahí, no puede ser enterrado ni cremado”, explicó Mario y sentenció: “Si se llevan el cuerpito de Mia me muero”.

Si bien tras las pericias el mismo Mario reforzó el candado y la puerta, el miedo sigue vigente. “Solo pedimos que tomen medidas en la vigilancia del cementerio”, dijo consternado, además, porque intentó ser recibido por el Intendente y éste no estaba disponible. “No tengo nada personal con nadie, pero pago mis impuestos, y quiero que se me atienda como cualquier ciudadano cuando voy a la Municipalidad”.

Mientras tanto, la fecha del tan esperado juicio se corrió. “Al acusado no lo patrocina más el abogado que tenía, y ahora la Justicia le dará uno de oficio”. El nuevo letrado debe tomarse tiempo para estudiar el caso, y ese tiempo se suma, en este caso, a los días que lleva la feria judicial. “Queremos que esto se termine, que Mía tenga justicia y que descanse en paz”, nos dijo Carmen. “El dolor siempre sigue ahí, permanente. No le deseo a ningún papá, ni a ningún abuelo esto”, agregó Mario.

Los tiempos de la Justicia en la Provincia de Buenos Aires no son los mismos que los de las demás provincias. Esto quedó claramente demostrado en la jornada de ayer, cuando en Entre Ríos, Nahir Galarza fue condenada menos de un año después de cometer el homicidio. “Nosotros estamos desde 2015 pidiendo justicia por Mia. La justicia en nuestra provincia es muy lenta, no sabemos por qué. ¿Por qué tantos años de sufrimiento? Nosotros seguimos sufriendo. Nos destrozaron la familia, los chicos de la familia siguen llorándola, nos siguen preguntando ¿por qué a Mia, si era un angelito que no hacía nada?”.

La familia de Mía espera, también, un fallo ejemplar, que se haga Justicia. “Que el juicio sea justo para el que hizo el daño y para nosotros, es lo único que pido, no pido otra cosa, para al fin por la noche volver a descansar tranquilo”, nos dijo Mario, entre lágrimas, al igual que Carmen, que, consternada sentenció “Ya no tengo fuerzas. No sé cómo voy a afrontar lo que se viene”.

Comparte esta noticia: