No descansan en paz

El pasar de los años es el duro castigo para el cementerio de la ciudad. Las diferentes estaciones del año con sus complicadas temperaturas, la falta notoria de mantenimiento, y el poco cuidado de los propios vecinos para con sus familiares y amigos que allí descansan, dejan a la vista la necesidad urgente de una reparación, tanto de infraestructura como de pintura en uno de los establecimientos más importantes de Brandsen.

Noticias Brandsen llegó hasta el Cementerio para verificar el reclamo vecinal sobre el poco cuidado que había en el lugar. Se pudo corroborar el mal estado de las paredes a la que falta arreglar y pintar, los vidrios rotos, algunas cruces y paredes caídas o al menos, no en la posición en la que se perciba seguridad para que no se derrumbe.

Si bien la visita al establecimiento puede causar más dolor a quienes perdieron al ser querido que allí descansa, no se debe dejar pasar que en algunos panteones es claro el abandono tras no repararse – por años – los vidrios de las puertas que dejan a la vista los cajones de los difuntos o incluso la falta de flores o placas de despido.

Por respeto los vecinos, a los que ya no están, la pregunta es obvia ¿por qué cuesta tanto mantener el establecimiento en condiciones?, la respuesta no debería llegar en un comunicado, sino simplemente en hechos. Cuidar el Cementerio termina siendo una tarea de todos.

Comparte esta noticia: