Por cuarta vez en el año aumentó la nafta… y se viene la quinta

La suba del dólar continúa trayendo complicaciones a la hora de comprar combustible. Los primeros tres aumentos del año en el precio de la nafta pusieron el litro de súper en Brandsen en números cercanos a los $34 (dependiendo la estación de servicio a la que acudamos).  Ayer subió nuevamente el precio, dicen, por la suba de los biocombustibles, y el mes que viene, en tan sólo 11 días más, producto del incremento en los impuestos, se encarecería aún más el litro en surtidos.

Según Carlos Gold, el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), la suba del dólar “presiona” al precio de la nafta porque el barril de crudo se compra en dólares y vende en pesos. “Las petroleras siguen argumentando que todavía hay que llegar al punto de equilibrio”, dijo.

Como ya se estima que el tipo de cambio tenderá a estabilizarse ahora en torno a $31, y como la petrolera estatal todavía no trasladó ese efecto a los surtidores, y considendo que ya antes de la última devaluación las refinadoras indicaban que se requería un ajuste del 14% en los precios para volver a alinearlos con los internacionales y recuperar los ingresos no percibidos en los meses anteriores a que se liberara de nuevo el mercado de los combustibles el 1 de julio, el aumento es inevitable.

En ese contexto, las restantes refinadoras podrían seguir a YPF o aumentar un poco más, o esperar unos días. Porque lo que ya se sabe es que los combustibles volverán a subir el sábado 1 de septiembre o al día siguiente. Eso es así porque ese día aumenta el valor de los impuestos que gravan a naftas y gasoil en alrededor de un 9%, lo que significará 60 centavos más por litro de nafta y 40 centavos más por litro de gasoil. A esto habrá que sumarle lo que las petroleras quieran recuperar de la última devaluación y lo que se tomarán de lo que consideran adeudado.

 

Comparte esta noticia: