Una vecina alertó por la presencia de un alacrán en Barrio República

El verano trae, además de calor, la proliferación de todo tipo de insectos y animales pequeños. En estos días hemos hablado de ratas, murciélagos, cucarachas, mosquitos, moscas, y hoy le llegó el turno a ellos: los alacranes, que cada tanto hacen alguna aparición y generan preocupación en la gente, sobre todo tras el recuerdo del verano pasado, en el que un niño murió por la picadura de un escorpión.

En este caso, una vecina fotografió a este animalito cruzando tranquilamente calle 119 entre 10 y 11 de Barrio República, y como hoy rápidamente se viralizan fotos o videos, para no generar paranoia, siempre lo mejor es estar informados, por lo que te contamos:

Los escorpiones/alacranes son animales nocturnos y por lo tanto, suelen salir sólo de noche. Con frecuencia se ocultan en grietas oscuras y en la vegetación. En áreas con escorpiones, es necesario vigilar los escondites oscuros dentro de la casa: en armarios, bajo el edredón y la cama, o en los zapatos (mire bajo el edredón o la cama, y sacuda bien los zapatos antes de ponérselos).

La altura ideal para una casa en estas zonas es al menos de 20 cm sobre el suelo para evitar la entrada de escorpiones. En el campo debe tener cuidado al levantar troncos o piedras.

Tener en cuenta que los escorpiones pican con el gancho venenoso de su cola, que generalmente se levanta antes del ataque.

Señales de peligro y síntomas

La mayoría de los escorpiones son inofensivos para los humanos, aunque la picadura es sumamente dolorosa y requiere tratamiento con analgésicos. Tiene un mayor riesgo en niños pequeños y personas mayores. En caso de envenenamiento moderado a grave, se puede observar lo siguiente:

Malestar, sudor, palpitaciones cardíacas, dilatación de las pupilas, salivación, náuseas, vómitos y diarrea. Ante estos síntomas debe consultar a un médico lo antes posible.

Excepcionalmente, pueden darse reacciones hiperagudas (normalmente alérgicas) en forma de disminución de la consciencia, convulsiones, caída de la presión sanguínea, shock y, en consecuencia, peligro de muerte.

Tratamiento de una picadura de escorpión

Realizar primero una limpieza local de la picadura, con agua y jabón. Para el dolor en el lugar de la picadura se puede aplicar hielo envuelto en un trapo o sábana. Si no se tiene, pueden utilizarse compresas frías.

Se pueden requerir analgésicos para el dolor de la picadura y la vacunación antitetánica. En el caso de síntomas más marcados, el paciente debe recibir tratamiento médico lo antes posible.

Existen antídotos para el veneno del escorpión: El tratamiento debe ser supervisado por un médico.

Comparte esta noticia: